Publicado por Erradizo el 19 de junio de 2007
Clasificado en: Retales

Seguro que habéis visto esa estupenda película (mal) titulada en España Atrapado en el tiempo, protagonizada por Bill Murray. Pues bien cuando, año tras año, llegan estas fechas, me parece revivir lo mismo de siempre: los nefastos festivales de jazz en Madrid.

Me da rabia volver a escribir otra vez sobre esto, pero es que la historia se repite. Pésima información (por ejemplo la web de Galapajazz no se actualizó hasta hace unos pocos días) y la lamentable inclusión de grupos que tienen poco o nada que ver con el Jazz.

Antes de empezar a hacer sangre con las actuaciones programadas he de aclarar que no tengo nada en contra de los grupos de no jazz que van, incluso los hay que escuché en su momento hasta la saciedad y los admiro, pero, por favor, que alguien me explique que demonios pinta Joe Cooker en Galapagar, o que me digan como es posible que se paguen 600.000€ de caché (¡casi la mitad del presupuesto!) a Elton John para que vaya a Villalba. No entiendo nada, este año paso de enlazar a sus páginas.

La gente de Vitoria, San Sebastián o San Javier se tienen que estar partiendo de la risa cuando ven estas cosas: la poderosa capital de la nación rellenando huecos de los festivales con morralla (de nuevo mis respetos a los antes mencionados). En fin, como casi siempre se maquilla el asunto con la inclusión de gente como Brad Mehldau & Pat Metheny (no me lo pierdo), Chick Corea o Michel Camilo.

Pero si pensaban que los organizadores de Madrid son lerdos, no se pierdan al retrasado mental del alcalde de Oviedo: el tipejo ha cancelado el festival de jazz aludiendo que es “demasiado ruidoso”. Ver para creer.

En fin, una vez soltada la bilis cambio de tema para aconsejaros una nueva emisora de radio que estoy escuchando últimamente, se llama The jazz. Emiten un Jazz de nivel, y cuando llego a casa normalmente tienen programado temas bastantes tranquilos. No es smooth jazz, son clásicos (y no tan clásicos) elegidos cuidadosamente. La verdad, ahora que pienso en el asunto, me pregunto por qué demonios no hay algo equivalente en España. Aunque claro, viendo a los lumbreras que pululan por este pais no me extraña.

Escuchando: Dexter Gordon – The Shadow of your smile